Close

30 noviembre, 2019

Conferencia Agrobiodiversidad y violencia en la producción de cultivos ilegales en Oaxaca

Oaxaca de Juárez, Oaxaca, 28 de noviembre de 2019.- A través de la conferencia “Agrobiodiversidad y violencia en la producción de cultivos ilegales en Oaxaca. Un análisis desde la vulnerabilidad ecológico-política”, Gabriel Tamariz presentó los avances de la investigación doctoral que realiza en la Universidad Estatal de Pensilvania, bajo la asesoría de Karl S. Zimmerer; Tamariz es estudiante huésped del CIESAS Pacífico Sur bajo la asesoría del investigador Julio Ulises Morales López, quien comentó la conferencia realizada en el Auditorio de la Unidad Pacífico Sur.

La investigación de Tamariz se basa en teorías complementarias de la ecología política y los sistemas socio-ecológicos para analizar la vulnerabilidad de la agrobiodiversidad campesina en su interacción con los cultivos ilegales y la violencia relacionada a estos cultivos. Más específicamente, su investigación analiza los procesos que permiten o impiden la coexistencia entre cultivos ilegales y la diversidad biológica agrícola del sistema campesino basado en la milpa.

Tamariz realizó trabajo de campo en cuatro cárceles estatales de Oaxaca, incluida una cárcel femenil, en donde hizo 68 entrevistas semi-estructuradas con campesinas y campesinos originarios de 43 municipios de Oaxaca, además de entrevistas (también semi-estructuradas) con dos intermediarios (esto es, compradores de la cosecha) y seis ex-soldados también presos y alguna vez involucrados en expediciones de “erradicación” de cultivos ilegales. El análisis de estas entrevistas muestra los impactos violentos a los que están expuestos los campesinos que deciden cultivar marihuana y/o amapola, así como las dinámicas biofísicas y espaciales que definen su exposición a estos impactos, tanto en comunidades de alta producción de cultivos ilegales (centro) como en comunidades colindantes de baja producción (periferia). Además, este análisis muestra las estrategias tanto individuales como colectivas para el manejo del riesgo.

Entre los resultados de la investigación destacan las formas en que la coexistencia (es decir, la diversificación del sistema productivo con la entrada de cultivos ilegales) disminuye la vulnerabilidad. En cambio, la simplificación del sistema productivo (como resultado de la sustitución de la milpa por cultivos ilegales) aumenta la vulnerabilidad y tiende al abandono violento del campo. El abandono se manifiesta por asesinato, desplazamiento forzado, emigración-por-erradicación y encarcelamiento. La coexistencia, sin embargo, tiene sus límites, pues los cultivos ilegales y la milpa están asociados positivamente hasta que se cruza un umbral de violencia. En otras palabras, al cruzar el umbral de violencia la coexistencia se rompe, por medio del abandono. Entre los factores que promueven la escalada de violencia se encuentran la simplificación del sistema productivo y la expansión excesiva de la producción de cultivos ilegales. Por el contrario, entre los factores que frenan la escalada de violencia se encuentran la diversificación del sistema productivo y la organización comunitaria (muchas veces armada) para el manejo del riesgo. Tamariz buscará triangular estos y otros resultados con datos secundarios e imágenes satelitales.