Close
MENUMENU
MENUMENU

3 noviembre, 2017

Nota informativa

 

 

Termina el 17 periodo de sesiones del Foro Permanente de Pueblos Indígenas de la Organización de Naciones Unidas en Nueva York. Se incluyen  en la declaración final, tres recomendaciones relacionadas con la preservación y defensa de la partería indígena. Investigadora de Conacyt-Ciesas participa como ponente en la sesión paralela sobre partería indígena.

Del 16 al 27 de abril tuvo lugar en Nueva York la 17 sesión del Foro Permanente de Derechos de los Pueblos Indígenas que cada año se realiza en la sede principal de la ONU en Nueva York.  Además de los delegados de países y los 16 expertos indígenas del Foro, cientos de líderes indígenas, académicos, integrantes de organizaciones, medios de comunicación y agencias del sistema de Naciones Unidas, entre otros, se hacen presentes en este, el más importante Foro Internacional de acuerdos y revisión de avances en materia de cumplimiento a los derechos de los pueblos indígenas. Por primera vez en la historia del Foro se incluyen recomendaciones tan específicas para que los Estados tomen medidas con el fin de garantizar la preservación, el ejercicio y la promoción de la partería indígena en el mundo.

Este año, el tema central del Foro giró en torno a la situación actual que viven los pueblos en materia de tierra y  territorio, evidenciando los procesos de acoso y despojo territorial que enfrentan cientos de pueblos indígenas en los cinco continentes.  De manera paralela,  expertas indígenas del Foro junto con organizaciones de mujeres indígenas de las Américas, África y Asia, impulsaron la realización de una sesión paralela[1] denominada: “Partería Indígena: cultivando la reproducción social y cultural de la vida”, realizada el 18 de abril.  En ella participaron cuatro ponentes de Canadá, Perú, Kenya y México, presentando la situación de la partería en cada uno de los países y proponiendo al Foro una serie de recomendaciones[2].

La Dra. Lina Rosa Berrio, investigadora de Cátedras Conacyt adscrita al Ciesas Pacífico Sur, fue invitada a presentar un panorama sobre el caso mexicano y la situación actual de la partería indígena en el país, como parte del proyecto de  investigación sobre salud de pueblos indígenas al cual está adscrita, y el trabajo colaborativo con diversas organizaciones de parteras y mujeres indígenas en México en materia de salud.

Esta sesión contó con la presencia de un nutrido grupo de participantes indígenas en el foro, provenientes de Nepal, Filipinas, Colombia, Canadá, Perú, Nueva Zelanda, Estados Unidos, Kenya, Guatemala, México. Fue un tema común y evidente, la grave situación que enfrentan las parteras indígenas, en tanto hay serias limitaciones y en algunos países incluso prohibiciones a su práctica. Así lo señalaron varias de las personas asistentes a la reunión y a la plenaria general.

La declaración derivada de esta sesión fue leída el 19 de abril en la plenaria de seguimiento a las recomendaciones del Foro sobre mujeres, juventud y niñez indígena. En este documento se establecían una serie de recomendaciones para la preservación de la partería indígena, en el marco de la protección integral a los territorios, saberes y prácticas de los pueblos indígenas, así como a la diversidad cultural de los mismos y el manejo ancestral de plantas, conocimientos, procedimientos, destinados a cuidar la salud y la vida de las personas y de los pueblos. Se señaló que negar a los pueblos indígenas la posibilidad de usar sus propios sistemas médicos constituye otra forma de despojo territorial y cultural.

El pasado viernes 27 de abril, último día de sesiones del Foro, fue presentada la declaración final correspondiente al 17 periodo de sesiones y se incluyeron en el mismo tres recomendaciones específicas sobre el tema en el bloque destinado a salud, las recomendaciones 22 a 24 que a continuación se transcriben:

22. Los conocimientos culturales y clínicos de las parteras tradicionales indígenas y sus contribuciones para el bienestar y los positivos logros en salud de las comunidades indígenas, han sido desconocidos por los Sistemas de Salud Estatales por mucho tiempo. Las parteras indígenas trabajan duramente para mejorar la salud materna e infantil, a lo largo del ciclo reproductivo de las personas y con mayor énfasis durante el embarazo, el parto y el postparto. Ellas responden a las necesidades específicas de sus comunidades y al hacerlo nutren la reproducción social y cultural de la vida.

23. A pesar de este rol central y de la regulación comunitaria de las parteras indígenas, ellas son frecuentemente desconocidas y activamente criminalizadas en detrimento de la salud de los pueblos indígenas. Para cerrar la brecha en los indicadores de salud entre indígenas y no indígenas, la práctica de la partería indígena necesita ser apoyada por las políticas estatales de salud. Los pueblos indígenas tienen derecho a aplicar la autodeterminación en materia de salud reproductiva y los Estados deben eliminar la criminalización de las parteras indígenas y hacer las modificaciones legislativas y de regulación,  necesarias para legitimar la partería indígena  a través del reconocimiento de sus comunidades como proveedoras de cuidado a la salud. Los Estados deben también fomentar  la educación de las nuevas parteras tradicionales indígenas, a través de múltiples rutas de educación, incluyendo la transmisión oral de conocimientos, como aprendices de parteras experimentadas.

24. El Foro Permanente reitera las recomendaciones realizadas en las sesiones tercera, quinta y novenas sobre partería indígena, en las cuales el Foro recomendaba que la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y el Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA), tanto como las agencias regionales y gubernamentales, incorporaran completamente una perspectiva cultural en las políticas de salud, programas y servicios de salud reproductiva, y brindaran a las mujeres indígenas un cuidado a la salud de calidad, incluyendo la atención de las emergencias obstétricas, planificación familiar voluntaria y herramientas de atención al recién nacido. En el contexto reciente, el rol de las parteras tradicionales debe ser revisado y expandido lo máximo posible, asistiendo a las mujeres indígenas durante sus procesos de salud reproductiva y actuando como intermediarias culturales entre los sistemas de salud y los valores y visiones del mundo, de las comunidades indígenas[3].

Estas recomendaciones y su inclusión en el documento final del Foro, constituye un hecho de gran valor pues permite a las parteras y a las organizaciones indígenas en cada país, promover su cumplimiento y  exigir a los Estados rendición de cuentas respecto a las acciones que realizarán en los próximos años para implementarlas.  El trabajo conjunto entre expertos indígenas, organizaciones y academia, es una de las vías a través de las cuales es posible seguir impulsando estos avances y el CIESAS está comprometido con ello a través de los diversos proyectos en salud que se desarrollan actualmente con el apoyo de Conacyt.

[1] Las sesiones paralelas constituyen espacios centrales de discusión sobre temas específicos, cuyas  propuestas o recomendaciones son insumos que nutren a los delegados, y pueden ser retomadas en la declaración final.

[2] La sesión fue convocada por Chirapaq, centro de culturas indígenas del Perú, el Concejo Nacional de Parteras Aborígenes de Canadá, la Universidad de Ryerson y Kinal Antzetik D.F, en coordinación con el Enlace Continental de Mujeres Indígenas y PWRDF.

[3] Permanent Forum on Indigenous Issues  Seventeenth session  New York, 16-27 April 2018  E/C.19/2018/L.4

 

 

 

 

Este contenido será modificado temporalmente en atención a las disposiciones legales y normativas en materia electoral, con motivo del inicio de periodo de campaña.